Paco Feria / fotoperiodista

Fotografía de viajes y foto reportajes alrededor del Mundo

Archive for ‘junio, 2010’

Africa


Mbiuni, Kenia – 2008

Iban camino del colegio temprano por la mañana, yo los perseguía fotografiándolos en Mbiuni, una población habitada por los Kamba en Kenia, en principio no fue una de las fotos seleccionadas, de las mejores, pero cuando ya de regreso la revisé con detenimiento, vi en el niño que me mira, la  mismísima cara de Africa, pobreza, caos, sonrisas, heridas…

Empezando por su cabeza, la tiene rapada, asunto de piojos, lo siguiente que veo es su sonrisa, debajo, un cuello de la camisa por fuera y el otro por dentro, por el agujero desilachado del jersey pasa la cabeza de un león, ese mismo sueter debe ser dos o tres tallas mas grande de la que le pertenece, por eso, la manga  le tapa por completo la mano izquierda, con la derecha, sujeta una mochila / cartera hecha pedazos, cremalleras rotas y sin asas que le permitan colgársela a la espalda como la llevan los otros niños, por supuesto va descalzo y, además, tiene el pié derecho atrofiado, lo que le obliga a arrastrarlo por el suelo mientras camina y, todo junto, es como una gran metáfora, también,  de Africa. La gente que ha viajado en alguna ocasión al continente negro, yo lo he hecho en dos ocasiones, dicen que Africa engancha, que inevitablemente acabas volviendo, yo no he sentido esa necesidad…por Africa misma, pero ¡vive Dios! que he de regresar a Mbiuni, encontrar al niño y comprarle un jodido jersey nuevo, una cartera y sandalias, pero, ahora que lo pienso, ¿no es este niño la imagen misma de…Africa?, entonces… ¿no será Africa quien me llama?

(Español) Israel & Palestina, la muñeca rusa

Como lágrimas en la lluvia…

He visto tumbas judías, frente a la puerta Dorada en las murallas de Jerusalén, esperando la resurrección del día del juicio Final.

He visto peregrinos Cristianos cargar su propia Cruz tras los pasos del Galileo, a lo largo de la Vía Dolorosa, camino del Gólgota

He visto la cúpula dorada cubriendo la piedra donde Abraham preparaba el sacrificio de su hijo Isaac, donde Mahoma ascendió a los cielos.

He caminado con mi incipiente Fe sobre las aguas del mar de Galilea, hacia el río Jordán, donde fue bautizado el primero de los hombres.

He visto a los judíos en Jerusalén frente al muro de los Lamentos, hablando con Dios a través del teléfono móbil, me intriga saber a que número llaman.

He visto a palestinos en Belén frente a otro muro lamentable pero, Dios, no escucha a través del cemento armado ni de las garitas de vigilancia.

He visto, en Jericó, palestinos de Hamás, regentando los santos lugares Cristianos en el monte de las tentaciones.

He visto como “el temido Ejercito Israelí”, jóvenes adolescentes imberbes, armados y  llenos de dudas, vestidos de verde oliva y tocados con la Kipá, preguntaban por mi nombre y me cantaban alabanzas, me abrazaban y se fotografiaban conmigo en el barrio Judío, durante la celebración de Sabbath en Jerusalén.

He visto las orillas del mar Muerto desde las cuevas del Qumran,  tan frescas por dentro, me fumé un cigarro, mientras, reflexioné sobre mi destino.

… Y me fui al Sur, crucé a Jordania y llegué hasta Petra, vi la mayor escultura realizada por el hombre, una ciudad con sus templos esculpidos en las montañas de dura  roca, no tengo palabras… solo algunas fotos y mi memoria.

He visto bañistas a las orillas del Mar Rojo, me mantuve distante, temiendo que la mano de Moisés abriera de nuevo sus aguas en busca de un paso hacia la tierra prometida que nunca pisó.

…Y busqué una imagen que representará al hombre que rogaba al padre en el huerto de Getsemaní, el día anterior a su suplicio, entonces la vi, vi aquella extraña paloma entre el follaje de uno de los olivos, me dirigí hacia ella y empecé a fotografiarla, no huyó, voló directa hacia mi, cuando mas tarde vi la foto, supe desde el primer momento que no me pertenecía, el copyright pertenece al hombre, a Jesús el Nazareno, el fue el director de arte.

http://www.travelreportages.com/index.php?module=media&pId=102&id=40542

Bajé por carretera desde el norte de Israel a través del valle del Jordán, paisajes increibles me rodeaban, decidí no interrumpir el momento, no hacer fotos, solo respirar, dejarme llevar.

He visto esa “muñeca Rusa” que es Israel & Palestina, Palestina & Israel, capa sobre capa como una cebolla, mundos incrustados, nunca paralelos, cada muñeca al descubierto nos oculta otra, y otra… cada una de ellas completa, sorda, ciega, inmutable.

Vi todo aquello que está escrito en el Libro, traté de poner imágenes a sus pasajes y versículos, pero ahora temo que, quizá, tal como lamentaba el replicante en el final de la película Blade Runnner, justo antes de su muerte, “todos esos momentos se perderán”, cuando también a mi me  llegue mi hora… “como lágrimas en la lluvia”.